Skip to main content

Son muchas las personas que a la hora de reformar o construir no consideran contar con un arquitecto, ya que piensan que sólo sería un costo adicional, pero, ¿qué tan cierto es esto?. Incluir los servicios de un arquitecto no implica necesariamente un gasto mayor. Muchas veces lo barato sale caro, y proyectos mal ejecutados pueden terminar siendo un problema.

La siguiente lista nombra algunas de las ventajas de contar con el respaldo de un arquitecto:

1. Diseño y calidad

El proyecto arquitectónico define una forma de vivir, como los usuarios se desplazan, de qué manera realizan sus actividades, como se relacionan con el entorno, etc. El trabajo del arquitecto se refleja en un buen diseño y construcción, resolviendo tus necesidades de la mejor forma posible, con ideas creativas que permitan optimizar los espacios, mejorar la calidad de vida, y aportar mayor valor al inmueble.

2. Trámites y gestión

El arquitecto resuelve los trámites municipales y la gestión administrativa que se necesite, facilita certificados ante organismos públicos, permisos, habilitaciones, etc. Entiende sobre las normativas, por lo que fácilmente conocerá las restricciones al momento de elaborar tu propuesta.

3. Asesoramiento continuo

Un arquitecto te ayudará a evacuar cualquier duda que surja en todo el proceso, y hará que te plantees otras nuevas qué quizás no se te habían ocurrido. Tu arquitecto te asesorará profesionalmente y será un respaldo en la toma de decisiones.

4. Sistema constructivo y materiales adecuados

Las recomendaciones por parte del arquitecto acerca de la elección del sistema constructivo y los materiales son importantes. El profesional podrá ofrecerte las mejores alternativas desde el punto de vista funcional, estético y económico.

5. Supervisión de la obra

Contar con un especialista de confianza, pendiente de que tu obra salga como tú quieres y según lo presupuestado es una gran ventaja. El arquitecto le comunica al cliente en todo momento lo que ocurre en la obra, explicándole los procesos y recogiendo sus observaciones. Además supervisa los materiales y su colocación, evitando posibles futuros inconvenientes.

6. Presupuesto ajustado

Como profesional siempre te dará diversas opciones y alternativas, tratando de ajustarse al presupuesto con el que se cuenta, ya que no sólo evalúa las necesidades del diseño sino también la viabilidad económica.

7. Proyecto personalizado

El Arquitecto es capaz de elaborar un diseño en base a tus necesidades, gustos y preferencias, por lo que el resultado será un proyecto original y exclusivo. Además proyecta teniendo en cuenta aspectos como el tamaño de los espacios, iluminación, distribuciones, materiales, instalaciones, etc. Ese gran proyecto que tienes en mente, el cual demanda tiempo, dinero e ilusión, merece la pena que esté diseñado a tu gusto y bien planificado.

Arq. Daniela Navarro

jaf arquitectura