Skip to main content

Ante un nuevo escenario mundial, las industrias se ven obligadas a reinventarse económica, social y tecnológicamente, para poder adaptarse a esta nueva realidad. En particular la industria de la construcción, que aún tiene mucho para evolucionar en términos de innovación y avances tecnológicos.

La Construcción 4.0 es, al fin, la llegada de la revolución digital a la industria de la construcción.

Se trata de la implementación de la tecnología y la digitalización en los procesos constructivos, abarcando todas las etapas, desde la concepción y diseño, el proyecto y la planificación, pasando por todas las etapas de la construcción, el mantenimiento, restauración e incluso hasta el reciclaje o la demolición.

Si bien la implementación de la Construcción 4.0es un camino que ya se empezó a recorrer gradualmente en otras partes del mundo, en Uruguay estamos en una etapa pre-germinal, y comenzar esta travesía requerirá un enorme esfuerzo por parte de todos los actores del sector para actualizarse.

Los dos ejes principales sobre los que sucederá esta reconversión son la industrialización de los procesos constructivos y la transformación de los modelos de negocio a través de la digitalización.

Y se basa en los siguientes conceptos principales:

  • la interoperabilidad de los medios humanos y materiales, mediante el uso del Internet de las Cosas, el cloud computing y la robótica,
  • la virtualización de los procesos constructivos, para la mejora de los mismos,
  • la descentralización de la toma de decisiones, mediante el uso de la información en tiempo real,
  • una clara orientación para el servicio al cliente, dándole protagonismo en todas las fases de una obra,
  • la modularidad, para flexibilizar al máximo la respuesta en la obra.

Las tecnologías que actualmente son protagonistas en el impacto de esa cuarta revolución industrial, se pueden resumir en las siguientes:

  • robótica, la automatización de los procesos constructivos traerá consigo nuevos equipos robotizados que reducirán los índices de siniestralidad y mejorarán sustancialmente la productividad.
  • internet de las cosas, la sensorización de las obras en sus diferentes fases pone a disposición multitud de información que se puede usar para la toma de decisiones en obra, o en el negocio.
  • big data, las nuevas técnicas de tratamiento masivo de datos resuelve el potencial existente en el aprovechamiento de la enorme cantidad de datos que genera una obra.
  • computación en la nube, los innumerables recursos computacionales que ofrece actualmente la nube dan la oportunidad de tener información procesada en tiempo real y en cualquier sitio del mundo.
  • realidad virtual y aumentada, las nuevas tecnologías ofrecen recursos visuales que facilitarán la toma de decisiones en obra y la colectivización de información entre profesionales deslocalizados.
  • simulación, la irrupción del BIM (Building Information Modeling) centraliza la información de las obras y brinda un marco común y aceptado por todos los actores para la virtualización y la simulación de diversos escenarios favoreciendo (o simplificando) la toma de decisiones.
  • ciberseguridad, la tecnología ‘Blockchain’ posibilita la creación de nuevos modelos de negocio basados en el valor de las cosas y la Construcción 4.0. Sepuede aplicar esta tecnología en el desarrollo de nuevas formas de relación con la administración pública o en nuevos modelos de financiación de las obras.
  • impresión 3D, con la aparición de las impresoras de materiales constructivos aparecen nuevas oportunidades para la personalización, la fabricación in situ y la productividad y tiempo de respuesta.

Ya por sí solas, estas tecnologías son capaces de generar grandes cambios en la industria de la construcción, sin embargo, la verdadera revolución llegará cuando se adopten todas juntas con un objetivo común. Entonces, se mejorará la producción, optimizando los tiempos y haciendo un uso mucho más eficiente de los recursos, además se evitarán algunos de los problemas más frecuentes en la construcción, como el incumplimiento de plazos y los sobre costos económicos.

La Construcción 4.0no se trata solo de un cambio exclusivamente en el uso de herramientas ni de la aplicación de la tecnología por sí sola, se trata de la transformación de los procesos constructivos que revolucionará, como ya ha pasado en otras industrias, el mercado laboral. El nuevo escenario cambiará a los profesionales del sector y cambiarán los modelos de negocio de las empresas con un claro foco: el cliente.

Se hace obligatoria la formación y cualificación de los profesionales del sector para no ser ajenos al cambio sino formar parte de él o, aún mejor, promoverlo. Mientras se vayan implementando nuevas soluciones tecnológicas en los procesos constructivos, será necesario una constante capacitación y recualificación de los trabajadores para un uso adecuado y eficaz de dicha las nuevas tecnologías.

Pero el verdadero cambio, en términos de competencias profesionales, vendrá con los nuevos modelos de negocio. Las empresas necesitarán de perfiles profesionales con alto grado de especialización y conocimiento, siendo colaborativos y con capacidades para la gestión y la planificación, así como profesionales con experiencia en ingeniería mecatrónica, Big Data, realidad virtual o BIM.

Todos estos cambios de los procesos y herramientas, la gestión, los modelos de negocios e incluso en la formación de los actores, nos lleva a que la construcción debería primero parecerse más a una industria manufacturera. Ver las obras como fábricas, y los procesos constructivos como procesos productivos que industrializar para, posteriormente, incorporar tecnologías digitales que ya son motivo de mejoras sustanciales en otros sectores de tradición más fabril.

Industrializarse es decisivo para conseguir una aproximación exitosa hacia la Construcción 4.0, más bien diría que para la construcción industrializarse digitalmente es obligatorio.

Arq. Juan Andres Fernandez

jaf arquitectura

Montevideo, Octubre 2019.